Escucha activa y cuidados para las potenciales víctimas de delitos
Tiempo de lectura: 5 minutos

Cinco profesionales multidisciplinares componen la Oficina Virtual de Asistencia a las Víctimas del Delito, todas ellas coordinadas por la abogada Pino de la Nuez. Esther Perdomo es una de las letradas del equipo. Describe que la labor principal del equipo de cinco profesionales es “la escucha detenida y comunicar en un lenguaje llano las cuestiones jurídicas que se requieran”. El grupo lo compone dos letradas y dos psicólogas.

Pino De la Nuez explica que “las víctimas nos llegan por una doble vía, es decir por vía la aplicación, por internet, y también de los expedientes que nos son derivados de las fiscalías de víctimas de ambas provincias”. En ese sentido, dentro de las derivaciones de la Fiscalía llama la atención el dato de que el 76% de las víctimas son menores de edad, con un predominio de los delitos contra la intimidad e integridad sexual. Además, la mayoría de las denuncias las realizan mujeres.

“Una vez recibido el aviso, nos ponemos en contacto por la vía que se haya seleccionado (por correo electrónico o por vía telefónica) y ello en la franja horaria que se haya solicitado”, relata Perdomo. De la Nuez añade que “tras escuchar lo sucedido actúa en solitario o en conjunto con la otra profesional, en definitiva, en ese momento tratar psicológica o jurídicamente, o lo que es lo mismo darle un asesoramiento integral a esa víctima”.

En el Artículo 28 del Estatuto de la Víctima del Delito, aprobado por la Ley 4/2015 de 27 de abril se detalla que las Oficinas de Asistencia a las Víctimas prestarán asistencia con información general sobre sus derechos y, en particular, sobre la posibilidad de acceder a un sistema público de indemnización; presentando los servicios especializados disponibles que puedan prestar asistencia a la víctima, a la vista de sus circunstancias personales y la naturaleza del delito de que pueda haber sido objeto; con apoyo emocional a la víctima, con asesoramiento sobre los derechos económicos relacionados con el proceso, en particular, el procedimiento para reclamar la indemnización de los daños y perjuicios sufridos y el derecho a acceder a la justicia gratuita; ayudando a entender el riesgo y la forma de prevenir la victimización secundaria o reiterada, o la intimidación o represalias; coordinándose de los diferentes órganos, instituciones y entidades competentes para la prestación de servicios de apoyo a la víctima, y con Jueces, Tribunales y Ministerio Fiscal para la prestación de los servicios de apoyo a las víctimas. 

Por lo tanto, hablamos de un abanico de servicios integrales, con el fin de facilitar a personas que no sabrían cómo enfrentarse qué está ocurriendo en el momento que considera que es víctima de un delito. Esther Perdomo cree que “disponer de las miradas psicológicas y jurídicas sobre un mismo asunto permite enriquecer la atención y comprender y atender de una forma más completa a la víctima de un delito”.

Destaca la abogada Esther Perdomo que “la Oficina permite ofrecer asistencia en toda la Comunidad Autónoma, superando así la condición de territorio fragmentado. Asimismo, los medios telemáticos empleados permiten la obtención de información y orientación sin desplazamientos y con la máxima confidencialidad”. La coordinadora de la oficina apostilla que “el expediente no se cierra, y si se cierra ese expediente y vuelve a hacerse otra consulta, se tiene ya totalmente incorporado en la base de datos ese nombre y apellidos de la víctima, con lo cual puede la víctima volver a contactar aun cuando crea que ha podido tener solucionado su asunto, porque en la vida nos pueden acontecer muchísimos sucesos, no solamente un problema. Por desgracia, la problemática social que tenemos es que hay víctimas que están inmersas no en uno, sino en varios procedimientos judiciales”.

Las trabajadoras de la oficina hacen posible un acercamiento telemático y un posterior asesoramiento integral, que permite a las víctimas entender el proceso que están viviendo en cada momento. Para ello es esencial contar con un personal que escuche de manera activa, que ofrezca un lado humano y que la víctima sepa que está disponible cuando tiene que consultar alguna cuestión, aunque el proceso aparentemente se haya terminado. La Oficina de Asistencia Virtual a las Víctimas del Delito de Canarias quiere consolidarse como un recurso de apoyo de referencia, con una ayuda decidida en los ámbitos jurídicos y psicológicos.