El Comité de Cata de Gran Canaria, elemento vertebrador de la DO Gran Canaria
Tiempo de lectura: 7 minutos

El Comité de Cata del Consejo Regulador de la DO Vinos de Gran Canaria es apreciado por su labor en pro de la calidad de los vinos grancanarios.

Santa Brígida, 16 de julio de 2021.– Todos hemos oído nombrar alguna vez el término “Panel de Cata” o “Comité de Cata” pero… ¿sabemos de qué se trata? Un panel de cata es un grupo de personas seleccionadas, entrenadas y con conocimientos acreditados para cuantificar de manera objetiva sus impresiones sensoriales al evaluar un producto.

Existen varios tipos de paneles de cata. Entre ellos tenemos los que participan como jurado en Concursos de Cata de productos alimentarios; sus miembros se eligen por la entidad que se encarga de su organización y su misión es valorar cuáles son los productos que destacan por su calidad. También encontramos los paneles de cata que dependen de los Consejos Reguladores de las Denominaciones de Origen; estos se encargan de valorar las muestras de los productos amparados dentro de dicho sello de calidad.

En el sector del vino, y como parte fundamental de los Consejos Reguladores, el Comité o panel de Cata es el órgano encargado de analizar la calidad sensorial de un vino. Posteriormente, informan si es apto o no para pertenecer a la Denominación de Origen. 

En palabras de Marisol Losada, su presidenta, el Comité de Cata de la DO Vinos de Gran Canaria, se encarga de hacer el análisis organoléptico de las muestras de vino que presentan las bodegas al Consejo Regulador para su calificación. “Estas catas son totalmente a ciegas, sin que tengamos más datos que el color del vino, su contenido en azúcares o si tiene algún tipo de crianza. No conocemos la bodega ni la zona de origen, para que podamos ser objetivos en nuestro criterio”, añade Losada.

Además, por definición del propio panel y por su pasión hacia el vino, sus integrantes se encargan de la labor de promoción, difusión o formación. Rafa García, antiguo secretario del panel y uno de sus precursores, mantiene que uno de los principios que le impulsa es promocionar la singularidad de los vinos de Gran Canaria. Algo en lo que insiste otro veterano, Juan Socas, que vio nacer este Comité de Cata. Socas cree que el vino de Gran Canaria se encuentra en un momento dulce.

Un comité formado con 11 mujeres y 8 hombres

El comité de la DO Vinos de Gran Canaria cumple ese doble papel de evaluación y promoción. 11 mujeres y 8 hombres que cuentan con formación en vinos, en concreto en vinos de la zona, nociones de enología y viticultura. Es el caso de Nayra Gómez, una sumiller que comenzó en un supermercado y posteriormente se integró en este comité. Ahora organiza catas profesionales y es firme defensora de los vinos grancanarios. Un principio, el de la defensa de los productos de Gran Canaria en general y del vino en particular, que impulsa a personas como Samuel a aportar a este grupo humano.

Aniceto también es sumiller y, a pesar de no ser oriundo de las islas, es un firme defensor de nuestros exclusivos vinos y del consumo kilómetro 0. Los matices del vino grancanario lo han enamorado. Como a Matilde, una italiana que reconoce Gran Canaria como “una isla muy rica en vinos”. Su pasión la llevó hasta este Comité de Cata, del que ya es miembro de pleno derecho.

Todas estas personas, con historias diversas, prestan su trabajo de manera totalmente altruista. Tienen sus propios trabajos y el vino grancanario es una pasión. La relación de Marisol Losada con el mundo del vino comenzó en los años 80. “En aquella época ya visitaba bodegas y, de vez en cuando, me apuntaba a catas con los amigos”, relata Losada. A su vuelta a la isla, tras varios años alejada por motivos laborales, Marisol descubrió un vino de Gran Canaria más serio, lejos de aquellos avocados que se tomaban en el Monte Lentiscal de jovencitos. Losada se incorporó en 2016 después de varios años de estudios relacionados con esta actividad.

Josefina Rojas, secretaria del comité, finalizó sus estudios de sumillería en 2014, y en 2016 se convocaron plazas para futuros catadores dentro del comité. “Se presentó un gran equipo de profesionales y, dado que se cubrieron todas las plazas, quedé como catadora en formación”, cuenta Rojas. Al cabo de unos meses, ya formaba parte del comité como catadora oficial.

En el día a día, el Comité de Cata de la DO Gran Canaria se encarga de las Catas Oficiales de muestras y de aquellas que deben impartir en colaboración con instituciones. Además, organizan charlas y formaciones dirigidas principalmente a alumnos de las escuelas de sumillería y de servicio de vinos. Pero no descuidan la formación interna en un mundo que, como señala Losada, está en constante cambio. Finalmente, una de las acciones principales que realizan es la visita mensual a los bodegueros adscritos a la Denominación de Origen, en la que establecen lazos y acercan su labor.

“Tenemos el mejor comité de cata que podemos tener”

Pedro Suárez, presidente del CRDO de Vinos de Gran Canaria

Hablamos de un comité altamente valorado por el Consejo Regulador. Pedro Suárez, presidente del CRDO de Vinos de Gran Canaria, afirma que “tenemos el mejor comité de cata que podemos tener”. La importancia del Comité de Cata es central a la hora de asegurar la calidad de los vinos. Las bodegas del CRDO de Vinos de Gran Canaria tienen la posibilidad de realizar autocontrol de sus muestras. Aun así, gran parte de ellas confían en el criterio profesional del Comité de Cata para valorarlas.

Una labor esencial que tradicionalmente ha quedado a la sombra dentro del Consejo Regulador y que ahora la DO Gran Canaria está dando a conocer a través de sus acciones, formación y visibilidad.

Ellos y ellas forman parte del conjunto de Paneles de Cata que dependen de los 11 Consejos Reguladores que tenemos en nuestras islas. El nivel de catadoras y catadores va en aumento, con personas muy competentes y profesionales que colaboran a que el nivel de calidad de nuestros vinos sea cada vez mayor. Vinos de nuestra tierra cuyas características los hacen únicos.